Reality Check – Fears, Hope and Eternity (2019).

Por Nacho García.


El panorama musical del norte de España y más concretamente la escena rock y metal de Cantabria goza de una salud envidiable. No dejo de sorprenderme por la cantidad inabarcable de nuevo talento que descubro todos los meses. Por otro lado, existe un nuevo resurgir de los músicos más veteranos de la escena. Bandas como Medussa, Metalodón, Orion Saiph y muchas otras nos van a dar infinidad de alegrías en los próximos años. En esta última categoría juegan Reality Check, un súper grupo en toda regla formado por músicos de bandas del calibre de Mordor, Oz, Bifrost y Banshee.  El proyecto se formó durante el año 2012 y sus músicos fueron creando poco a poco el ente musical que nos hemos encontrado en 2019. La banda ha tardado siete años en lanzar “Fears, Hope and Eternity”, su primer álbum, pero el resultado es tan impresionante que cualquier dato anterior resulta irrelevante. El disco arranca suavemente con “Heaven and Hell”, la cálida voz de Ovi Abascal, los teclados de José M. Labrada y las sutilezas guitarreras de Javier Prieto dan paso a una descomunal energía sonora que va in crescendo hasta que la canción desemboca en un final plagado de deliciosas armonías y melodías. 

Heaven And Hell” habla de la lucha interna y la búsqueda del equilibrio entre energía positiva y negativa con el que todos tenemos que batallar en algún momento de nuestra vida”. (Ovi Abascal)

El álbum continúa con la emotividad de “Everything is Ruined”, quizás el corte más melódico y preciosista del disco. Javier Prieto e Israel Losada nos sorprenden con unas escalas y unos arreglos maravillosos que sirven de perfecto trampolín para dar paso a la elegancia y potencia vocal de Ovi Abascal. En este tema, el cantante nos regala una interpretación impresionante en la que nos habla de la pérdida, la soledad y la lejanía de los seres queridos que ya no nos acompañan. La segunda parte del tema da paso a los teclados y al lucimiento de la increíble base rítmica formada por José C. Gómez y Marcos Regato. A continuación, “Fragile No More”, nos rompe todos los esquemas con un impresionante muro guitarrero al estilo Black Sabbath y unos teclados que os harán recordar los mejores momentos del hard rock de los años setenta.

Ovi Abascal nos sorprende con una potente interpretación vocal mientras la banda nos lleva de paseo por un viaje espacial plagado de riffs, pasajes armónicos y estribillos melódicos. En esta canción Ovi reflexiona sobre vencer los miedos y recuperar la autoestima tratando de superar cualquier trauma. En “Starting Again” la banda nos recuerda irremediablemente a bandas del calibre de Dream Theater, Queensrÿche y similares. Javi e Israel nos vuelven a demostrar que pueden formar un tándem imbatible capaz de bucear en cualquier terreno. La base rítmica formada por José C. Gómez y Marcos Regato nos eleva hasta el infinito y los teclados de José M. Labrada ponen la guinda a un tema perfecto dejando claro que los teclados pueden llegar a ser imprescindibles cuando se añaden a una canción con elegancia y buen gusto. La letra de esta canción nos anima a superar cualquier ruptura y volver a comenzar.

La elegante belleza “Behind These Feelings” da paso a la demoledora brutalidad de “Faith”, sin duda el tema más contundente del disco. Javier Prieto e Israel Losada crean  un volcán de incandescentes riffs mientras el bajo de José y la batería de Marcos se transforman en una letal apisonadora que sirve de perfecto preámbulo para introducir los teclados de José M. Labrada y aupar hasta el infinito las voces de Ovi Abascal. En la recta final de este tema nos vuelven a sorprender las armonías de los teclados de José M. Labrada y los arreglos acústicos de Javier Prieto. El álbum cierra con “The End Of Youth”, un tema nostálgico donde su cantante nos expone con sutileza esos sentimientos que percibe todo ser humano cuando se da cuenta de que la juventud se ha desvanecido para nunca volver.

Reality Check es una especie de ente sonoro, un espectro musical formado por algunos de los mejores músicos del norte del país. En esta ocasión nos han demostrado que los músicos veteranos de una escena pueden sorprender a propios y extraños bordando cualquier estilo con energía, belleza, elegancia y buen gusto. No les dejéis escapar en directo, la experiencia promete ser infinita.