Mil rumores y mil especulaciones. El final de la cuenta atrás que todos esperaban, esa cuenta atrás que Faith No More activó hace unos días anunciaba a las 20:oo que la banda volvía a la carretera. Un movimiento necesario de una de las bandas más importantes de esa generación que mayoritariamente llena los conciertos y festivales de hoy en día.

15 minutos más tarde, Hellfest ya tenía permiso para soltar toda su artillería. Un cartel de auténtico vértigo, un cartel que es todo un regalo para sus incondicionales, que agotaron en pocas horas hace tiempo todos los boletos. Echad un ojo y soñad despiertos, en unos días lo iremos comentando. Solo quedan unos meses para volver al infierno en la tierra. La casa del diablo. Como siempre, en Clisson, Francia.