Hace un par de años se hablaba sin parar de la «burbuja festivalera» y de si la misma iba a explotar con tanto macroevento. La baraja de cartas se mueve sin parar desde entonces, pocos cadáveres (los más débiles) y muchos recién nacidos, sin que en general encontremos síntoma de crisis alguna. Nuevos festivales que aparecen, unos para nunca celebrarse (Doctor Music) otros para asentarse definitivamente (Resurrection Fest y Tsunami Xixón), algunos para tomarse un hiato (Download) y la mayoría para permanecer en su cómoda posición de permanencia. En el caso de Andalucía, desaparecido hace décadas el Espárrago Rock, en 2019 apareció un interesante festival en la Costa del Sol, el Rock the Coast que tanto nos gustó, pero rápida e inesperadamente se mudó a Madrid rebautizado como Rock The Night.

Aquel invento se logró gracias a una alianza entre Marenostrum (promotor y recinto de eventos en Fuengirola) y Madness Live (de sobras conocidos), que por alguna razón que nunca nos quedó clara dejó de funcionar. Desde el primer día Marenostrum Fuengirola dijo que volverían a hacer un festival de rock/metal, y que pronto sabríamos de él, pero la marcha de Madness de la ecuación dejó ciertas dudas, no ya al respecto de la envergadura (Marenostrum ha demostrado ser capaz de traer artistas de primer nivel) sino en el perfil y estilo del nuevo proyecto.

El metal volverá a Andalucía en forma de macrofestival, Marenostrum lo ha confirmado hasta en tres ocasiones, una el mismo 27 de septiembre cuando se anunció que Rock the Coast no se volvería a hacer en 2020, otra hará un par de semanas, y la última (de manera oficial/oficiosa) ayer mismo, todo ello coincidiendo con lo que todos los medios especializados se apresuran en avanzar desde la semana pasada; noticias de que la costa de Andalucía acogerá en agosto un festival de metal de dos días. De este nuevo festival no podemos ni debemos adelantar nada, se hará de nuevo entre dos promotoras, y las quinielas son fáciles si atendemos a que no será de metal clásico y echamos un ojo a nuevos eventos similares que empiezan a emerger en europa en el mes de agosto.

¿Y hay sitio para todos? Parece que sí. Los festivales siguen creciendo y creciendo, pero por más que nos encante tener artistas de primer nivel en casa no se nos puede olvidar que Andalucía tiene también su propio circuito de conciertos, y que de aquí a agosto hay muchas fechas en la agenda, en Málaga, Sevilla, etc. de lo más atractivo. El sur cuenta con varias de las mejores salas del país, y algo todavía mejor, una escena propia cohesionada por una serie de bandas de una identidad y calidad extraordinaria. Bandas NWOASR (New Wave of Andalusian Stoner Rock) que viajan al norte para poder tocar en grandes eventos (algunas incluso europeos) y que ven como en su casa lo tienen difícil. Está genial que nos traigan a grandes bandas de metal americano, pero que no se nos olvide desde dónde se construye en seguro. Estaría muy chulo añadir a este texto un vídeo de Slipknot, pero sin embargo nos vamos a despedir con los granadinos Gretel.