Sello: Season of Mist

Texto por Rafa Diablorock


Titan (2014) cerraba por todo lo alto la excelente trilogía discográfica que Septicflesh fueron capaces de firmar tras su receso de actividad entre 2003 y 2007, de modo que este nuevo trabajo era todo un reto para los griegos. La banda de los hermanos Antoniou le saca varios cuerpos a cualquier otra formación que quiera acercarse al terreno del metal extremo sinfónico, y todo gracias al modo en que compone Christos Antoniou desde su anterior trabajo; que inicia la creación orquestal, y sobre ella construye los riffs y el resto de instrumentalización. El estilo que practican es sumamente peligroso debido a que algo tan excesivo puede resultar catastrófico si no sabes hacerlo de manera equilibrada, pero Septicflesh tienen la fórmula inimitable y ganadora. La banda vuelve a demostrar que algo así de excesivo puede funcionar, y más cuando tienes a la Orquesta Filarmónica de Praga totalmente domesticada. Además, en esta ocasión cuentan con un factor clave añadido, la entrada en la formación helena de uno de los mejores baterías del mundo, el austriaco Kerim “Krimh” Lechner (ex-Decapitated).

Pese a ello, SepticFlesh se han tomado su tiempo para elaborar este “Codex Omega“, con el que regresan a su mejor nivel, quizá con un mayor acento en lo extremo, en un trabajo que se hace algo difícil de valorar en primeras escuchas. De nuevo encontramos piezas estructuradas con un enorme talento musical, y también vemos como el capítulo de la producción ha sido nuevamente llevado a un nivel superior. La banda exhibe en diez temas toda su experiencia, oscuridad y genialidad compositiva, liberando en tromba toda su velocidad, musculo y distorsión junto a una orquestación de todo menos comedida. La banda sabe sonar agresiva, misteriosa, pesada, oscura… y que la orquesta les acompañe a la perfección en dicha tarea, ¿o es al revés? En esta ocasión quizá hayan aminorado ciertos recursos efectistas del pasado, y es que parece que ambos planos musicales son cada vez más parecidos el uno al otro. Así, tenemos un Dante’s Inferno, o Gospel, en los que la orquestación es terriblemente metalizada. También hay piezas de ambientación cinematográfica, como Portrait, absolutamente sobrecogedora, en la que el guitarrista Sotiris Vayenas vuelve a dar el contrapunto melódico en las voces, mas adecuadas que nunca en este disco. Como en Our Church, siendo capaz de mezclar estribillos melódicos con guitarras que rezuman black metal. Los momentos de delicada pausa acústica también serán utilizados en varias ocasiones, y aunque el trabajo de Krimh a la batería es tan inhumano como milimétrico, en general estamos ante una nueva obra que funciona como una única pieza, y sin grandes protagonistas. A destacar de nuevo el trabajo de su frontman Seth Siro Anton en el formidable artwork.

Una nueva demostración de poder de los griegos, de la manera más sofisticada que se pueda imaginar, y dejando claro que el estilo que ellos hacen es de una dimensión única e inimitable. Recomendamos especialmente la versión en doble CD con las pistas de orquesta aisladas como bonus.


Disco 1

01. Dante’s Inferno
02. 3rd Testament (Codex Omega)
03. Portrait Of A Headless Man
04. Martyr
05. Enemy Of Truth
06. Dark Art
07. Our Church, Below The Sea
08. Faceless Queen
09. The Gospels Of Fear
10. Trinity

Disco 2

01. Martyr Of Truth
02. Dark Testament
03. Portrait Of A Headless Man
(Orchestral Version)