Sala Industrial Copera – Granada (10/02/2016)

A primeros de semana conocíamos que se habían agotado todas las entradas para la fecha en el sur de España de la gira An Evening With Machine Head. Pocas son las ocasiones de poder contar con visitas de estas características en Andalucía, y por suerte, se ha vuelto a demostrar que la tropa sur responde. La gira de Machine Head venía planteada bajo unas concretas directrices de su líder, Robb Flynn, marcando un sello especial: Respetar toda la discografía de la banda en un set-list de más de 2 horas, no contar con teloneros en ninguna de las fechas, fosos sin fotógrafos, y con cierta distinción de saber estar viendo una banda que no podrás ver en festival alguno, ya que desde hace unos años Machine Head ha declinado aparecer en ninguno.

12718183_1299190090108152_8410194423531091356_nMientras todo el publico entraba e iba terminando de adornar la fabulosa sala, sonaban éxitos de Muse, Prong, Kvelertak, In Flames, Times of Grace o Metallica… hasta que finalmente llegó el tema que la banda utiliza a modo de intro, Diary of a Madman de Ozzy, tras el cual el cuarteto apareció en escena. Desde el minuto uno el cuarteto sonó excelente, comenzó atacando con su poderoso “Imperium“, tema que les acompaña desde la publicación de “Through The Ashes Of Empires“. Los músicos lucían imponentes sobre un escenario con decoración a base de los colores e iconografía de la banda, y la iluminación me pareció extraordinaria a lo largo de toda la actuación, espectacular y fabulosamente sincronizada con la interpretación de la banda de Oakland. Uno a uno, fueron cayendo temazos como “Beautiful Morning”, “Bite The Bullet”, “From ths Day” (muy celebrada), Ten Ton Hammer… y aunque en cuanto a la selección de temas puede haber debate, lo cierto es que los himnos de su espectacular “The Blackening” fueron los que mejor funcionaron, y lo dice un fan acérrimo de los inicios de los de Robb Flynn. La banda quiso dar todo el espectáculo posible, e incluyó solos de batería y guitarra, bien el primero, regular el segundo.

¿Lo mejor? La sensación de haber asistido a una cita muy especial, donde se pudo ver un gran espectáculo en unas condiciones idóneas de sonido, ambientación y con un público entregadísimo. Por tanto podemos afirmar que se presentaron, en las mejores condiciones, las creaciones de uno de los gallitos de Metal de primera linea. Lo peor, pese a lo motivado que vimos a su “nuevo” bajista y que Robb Flynn se mostró como un gran maestro de ceremonias, la actitud insultantemente apática de Phil Demmel en toda la actuación hizo dejar en conjunto un regusto de banda que no acaba de dejarse la piel, si bien es cierto que por contra estuvieron 140 minutos machacándonos a base de riffs. Esperemos que lo de Phil fuese algo puntual, porque mantener esa actitud en el resto de fechas de la gira sería, sin ningún lugar a dudas, el final de Phil en Machine Head. En cualquier caso es un detalle sin apenas importancia teniendo en cuenta lo mucho que se pudo disfrutar de esta gran banda, en una cita que puede ser la mejor de las muchas veces que los he podido ver.

(texto tachado, ya que lo acontecido con Phil fue a causa de enfermedad, leer aquí)